La acupuntura: Qué es, beneficios y puntos existentes

La acupuntura es un método terapéutico conocido en China y Extremo Oriente desde hace varios milenios y, probablemente, es el más popular en Occidente.

 

Su característica más destacable es el empleo de finas agujas que se introducen en la piel para producir efectos curativos.

Dibujo con la clásica representación de uno de los meridianos, con los puntos en los que se insertan las agujas, que buscan la redistribución de la energía para restablecer el equilibrio y por ende la salud del paciente.

 

La popularización de la acupuntura

 

La acupuntura empieza a ser conocida en el mundo occidental especialmente después de la Segunda Guerra Mundial II, más tarde, a inicios de la década de los 70, con la apertura de la China Popular a Occidente.

 

Desde este momento, la acupuntura se difunde a través de los medios de comunicación televisando incluso en directo usos tan complejos como la anestesia previa a intervenciones de cirugía mayor, hasta entonces reservada a la medicina convencional.

 

La popularización de la acupuntura y su creciente utilización tanto por los pacientes como por profesionales de la medicina, que la ejercen o la recomiendan, ha provocado la aparición de numerosos defensores y detractores.

 

Mientras los primeros insisten en que la acupuntura es efectiva para la curación o alivio de un gran número de dolencias, los que la atacan aducen que no existe ninguna base científica evidente que la sustente.

 

Tanto la tradición china como las investigaciones occidentales demuestran que la acupuntura, además del alivio del dolor ofrece muchas aplicaciones clínicas, siempre llevadas a cabo por profesionales.

 

En efecto, para una mente occidental, acostumbrada al razonamiento cartesiano, es difícil introducirse en la filosofía oriental, muchas veces teñida de un cierto oscurantismo.

Metodología de la acupuntura

 

Acupuntura forma parte de un conjunto de prácticas del mundo oriental que incluyen un estilo de vida, una forma de alimentación, una disciplina mental (la meditación),etc.

 

El universo se encuentra en equilibrio gracias a un flujo constante de energía o Chi entre dos palos opuestos: El positivo o yang, y el negativo o yin.

 

El hombre, como parte integrante del universo, también se encuentra en equilibrio mientras estás sano, y la enfermedad es una manifestación de equilibrio.

 

La energía antes aludida circula por el cuerpo humano siguiendo unos canales o meridianos. A lo largo de esos meridianos se encuentran los.s en los que insertan las agujas que forman parte del instrumental de esta técnica curativa, inserciones que buscan la redistribución de la energía para restablecer el equilibrio, y con ello la salud del paciente.

 

El método principal del acupuntor para tratar la disarmonía del Chi corporal consiste en estimular los puntos específicos del cuerpo, que se encuentran colocados a lo largo de un sistema de canales o meridianos invisibles que unen las distintas energías del cuerpo. Hay catorce meridianos principales, que conectan el interior del cuerpo con el exterior, y la teoría clásica reconoce unos 365 puntos de acupuntura sobre estos canales, aunque actualmente su número supera los dos mil.

Los caminos de los meridianos fueron trazados por primera vez hace miles de años, pero actualmente se han medido y se ha construido un mapa con medios tecnológicos modernos. Los meridianos Yin van desde los dedos del pie hacia arriba y los meridianos Yang van desde la cabeza y la punta de los dedos de las manos hasta los dedos del pie.

 

Puesto que el desequilibrio que acaba manifestándose como enfermedad puede iniciarse mucho antes de que aparezcan signos y síntomas clínicos valorables, la acupuntura puede usarse también como metodología preventiva, restableciendo el equilibrio antes que la alteración sea demasiado grave.

 

Antes de decidir un tratamiento con acupuntura hay que descartar que la enfermedad sea grave y necesita un tratamiento urgente, quirúrgico o no, por métodos convencionales.

 

Las sesiones de acupuntura

 

El médico acupuntor inicia sus sesiones con un interrogatorio detallado del paciente, valorando las expresiones y descripciones subjetivas que hace y, sobre todo, la caracterización completa de los síntomas, especialmente del dolor: Cuándo y cómo aparece y desaparece, en qué momento y de qué forma se intensifica o se alivia, si es fijo o tiene una irradiación o recorrido, etc.

 

A continuación procede a la exploración manual, al reconocimiento de la piel y aún atento examen de los pulsos radiales del paciente. El examen de los pulsos es de especial importancia para la medicina china, ya que proporciona información sobre el estado de los órganos internos.

 

Representación gráfica del Yin y el Yang. Yin está asociado con el frío, descanso, interés, pasividad, oscuridad, interioridad, descenso, introversión y nutrimientos; Yang con el calor, estimulación, movimiento, emoción, luz, ascenso y aumento.

 

Una vez establecido el diagnóstico, el acu.r decir meridianos y qué puntos deben tratados, es decir, dónde deben ser insertadas las agujas para procurar el restablecimiento del equilibrio perdido.

 

Las agujas, de diversos metales (oro, plata, más corrientemente, acero inoxidable, y en los últimos tiempos desechables para prevenir contagios), son introducidas unos milímetros por debajo de la piel en los puntos elegidos – en ocasiones ayudándose de un movimiento rotatorio para facilitar la penetración – en un orden determinado y siguiendo el recorrido de los meridianos.

 

En general, y gracias a la pericia de los técnicos acupuntores, la introducción de las agujas es completamente indolora.

 

Las agujas permanecen clavadas sobre el cuerpo entre 10 y 20 minutos y, durante este tiempo, si es necesario, el técnico las << trabaja>>, es decir, les imprime un ligero movimiento de rotación para facilitar el fin perseguido.

 

Imagen izquierda: El medio utilizado principalmente para cambiar la disarmonía causante de la enfermedad es la estimulación de los puntos de altura mediante agujas asépticas.

Imagen derecha: Palpación del pulso en una visita diagnóstica. Para decidirse por un determinado tipo de tratamiento, el acupuntor flora diversas partes del cuerpo (el Chi corporal) y busca señales que podrían parecer extrañas al pensamiento occidental moderno.

 

El número y la frecuencia de las sesiones depende de la enfermedad o proceso patológico a tratar, variando desde días alternos para procesos agudos y recientes, hasta visitas quincenales.

 

En general, no existe efectos secundarios y el paciente empieza a notar la mejoría a partir de las primeras sesiones.

 

Efectos de la acupuntura

 

La profundidad de inserción de las agujas varía según el punto dónde se apliquen (derecha) y para su introducción correcta el acupuntor imprime un suave movimiento de rotación (izquierda).

 

Es difícil hacer un resumen sintético de los innumerables efectos que se atribuyen a la acupuntura, pero a grandes rasgos pueden englobarse en varios apartados:

 

  • Antiespasmódico: Produce una relajación de la fibra muscular, tanto lisa (la que forma parte de las paredes del tubo digestivo, de los conductos orgánicos, y de los vasos sanguíneos), como estriada (la que constituye el aparato locomotor, de contracción voluntaria).
  • Antiinflamatorio
  • Tónico circulatorio
  • Antidoloroso
  • Reequilibrio general

 

Indicaciones y usos de la acupuntura

 

Los efectos de la acupuntura tienen utilidades e indicaciones sobre distintas alteraciones y diferentes partes del organismo:

 

Aparato locomotor

 

La acupuntura se utiliza para aliviar o curar problemas tanto agudos como crónicos. Entre los primeros se pueden señalar el alivio del dolor y la inflamación producidos por traumatismos, esguinces, lesiones articulares y ligamentosas, así como las contracturas musculares dolorosas, como la tortícolis.

 

Entre las lesiones crónicas, dominan las artrosis, es decir, el tratamiento del dolor, la inflamación y la limitación de movilidad producida por lesiones degenerativas de las articulaciones.

 

Aparato digestivo

 

En este campo se usa tanto para procurar alivio a trastornos digestivos (digestiones lentas y pesadas, flatulencias), alteraciones del tránsito digestivo (estreñimiento y diarrea, uno por enlentecimiento y el otro por excesiva rapidez), y también para problemas relacionados con la vesícula y las vías biliares, incluyendo el dolor producido por los cólicos biliares, cuyo tratamiento final debe ser quirúrgico, con la extirpación de la vesícula.

 

Aparato cardiovascular

 

La acupuntura se indica en casos de trastornos de la circulación venosa, cómo hemorroides y varices de extremidades inferiores; alteraciones circulatorias relacionadas con cambios en la temperatura ambiente: Hinchazón de las piernas en verano, amoratamientos cutáneos por problemas circulatorios en invierno.

 

También es útil en ciertos casos de palpitaciones – ha resuelto problemas graves de arritmia cardiaca -, así como en migrañas y dolores de cabeza de origen vascular.

 

En los últimos 30 años han aparecido numerosas evidencias científicas sobre la eficacia de la acupuntura. Tanto es así que es el campo de la medicina alternativa dónde acapara más proyectos de investigación y se imparte como ciencia en muchas universidades occidentales.

 

Aparato respiratorio

 

En este campo es especialmente útil para el tratamiento de procesos alérgicos, como el asma alérgica y las inflamaciones de la mucosa nasal y del tracto respiratorio superior del mismo origen (rinitis, rhinolaringitis, etc.).

 

Puesto que estas alteraciones suelen estar relacionadas con la época del año en que se produce la floración y la emisión de polen por parte de las plantas a las que el sujeto es alérgico, la acupuntura puede emplearse como método preventivo, iniciando las sesiones antes de que se produzcan las primeras manifestaciones alérgicas.

 

Estado general

 

Puesto que el fin último de la acupuntura es el restablecimiento de equilibrio energético, es especialmente útil en casos de fatiga, estrés y agotamiento.

 

La acupuntura: Una alternativa con futuro

 

Aunque la acupuntura ha demostrado su eficacia en muchos casos, no es la panacea y, por tanto, conviene tener presente sus indicaciones y sus limitaciones antes de prescribir la como método terapéutico: Se debe tener la seguridad absoluta de que no se ha pasado por alto una enfermedad grave y urgente, abordable y tratable obligatoriamente con métodos convencionales.

 

La aparición de escuelas oficiales de acupuntura ha normalizado tanto los conocimientos previos que debe poseer todo acupuntor, como el contenido y la calidad de la enseñanza de esta materia, de forma que se facilita el diálogo y la colaboración entre la medicina convencional acupuntura; de este modo los profesionales que ejerzan tanto una como otra obtiene un mejor conocimiento y utilizan un lenguaje común.

 

De la acupuntura se critica su base fisiopatológica inexistente o expresada de forma poco científica.

 

Sin embargo, estudios recientes indican que resulta útil y eficaz en un buen número de pacientes y en muchas alteraciones, consiguiendo el alivio o la total curación.

 

Por tanto, aunque existen todavía aspectos desconocidos, se continúan investigando los posibles mecanismos de actuación de esta técnica curativa.

 

Video de la acupuntura

 

Otras medicinas orientales que quizás te puedan interesar: