Todo sobre la moxibustión: Aprende y descubre sus beneficios | Medicinas Orientales

La moxibustión es una técnica curativa estrechamente emparentada con la acupuntura, ya que utiliza sus mismos fundamentos y su método diagnóstico.

 

Algunos autores atribuyen a la moxibustión una mayor antigüedad que a la acupuntura, ya que se han encontrado textos en tumbas fechadas varios siglos antes de Cristo que hacen referencia a esta técnica sin mencionar la acupuntura.

 

Metodología de la moxibustión

 

La combustión de hojas de Artemisa, secas y pulverizadas, constituye el fundamento de la técnica terapéutica conocida como moxibustión. Esta combustión se realiza sobre la piel, en los mismos puntos de acupuntura.

 

La moxibustión consiste en la combustión de hojas de Artemisa (también llamadas hierba de San Juan) secas y pulverizadas sobre la piel o próxima a ella, en.s de té, que coinciden con los de la acupuntura, para influir sobre el movimiento de la energía (Chi) en los canales o meridianos.

 

Como ya se ha dicho anteriormente, el proceso diagnóstico es exactamente el mismo que el empleado en la acupuntura.

 

Cuando ya se ha establecido el diagnóstico y se ha decidido emplear la moxibustión para el tratamiento, se plantean varias posibilidades de realización, que se describen a continuación.

 

Moxibustión directa

 

Se realiza quemando una pequeña cantidad de moxa, aproximadamente del volumen de un grano de arroz, directamente sobre la piel, en el punto escogido.

 

Tabla para terapeutas que contienen los puntos de moxibustión más importantes, extraída de un grabado del siglo XVII.

 

Según sea el efecto que se desee, pueden usarse mayores o menores cantidades de moxa, y se pueden dejar que su combustión sobre la piel sea completa o se puede retirar antes de que llegue a producir una ampolla o una cicatriz.

 

Los textos antiguos de escribe en el uso de la moxibustión directa sobre puntos de acupuntura como método de prevención de la enfermedad y de mantenimiento de la salud.

 

Moxibustión indirecta

 

Ilustración de uno de los sistemas tradicionales chinos de moxibustión indirecta, interponiendo un cilindro entre el polvo de moxa y la piel, utilizado para tratar los dolores artríticos y reumatológicos.

 

En este caso se incluye la interposición de una sustancia entre la piel y el polvo de moxa. Esta sustancia puede ser ajo o jengibre cortado en rodajas, o también sal común, escogiendo se una u otra en función de sus propiedades medicinales y de su capacidad de combinación con las propiedades de la moxa.

 

El jengibre se eligen los casos en que existe << vacuidad fría >> (en el lenguaje diagnóstico chino tradicional), mientras que el ajo se usa para tratar padecimientos calientes y tóxicos.

 

 

La moxibustión indirecta proporciona al terapeuta un mayor control sobre la cantidad de calor aplicada al cuerpo del enfermo, y ofrece a este mayor protección frente a las quemaduras, lo que permite el tratamiento de áreas más sensibles, cómo pueden ser la cara y la nuca.

 

Los palillos de moxa

 

Se trata de una especie de cono de papel, en el que se sitúa el polvo de Artemisa, qué se utiliza para calentar suavemente los puntos de acupuntura sin tocar la piel. Este es un método de moxibustión muy seguro, y se recomienda para que el propio paciente pueda usarlo en su hogar, una vez que lo aprendido la consulta del terapeuta.

 

El método de la aguja caliente

 

Conjuga la acupuntura y la moxibustión, ya que se realiza insertando primero una aguja de acupuntura en el punto escogido; a continuación, se coloca el polvo de moxa en su empuñadura y se enciende.

 

Una vez se ha encendido la moxa, esta arde gradualmente, produciendo una sensación de suave calor sobre el punto, que se transmite por el correspondiente meridiano.

 

Este método es especialmente útil para el tratamiento de dolores tipo artrítico (inflamaciones) en las articulaciones.

 

Acupuntura y moxibustión: Dos técnicas compatibles

 

Método mixto de acupuntura y moxibustión: Primeros inserta la aguja de acupuntura en el punto escogido y a continuación se coloca el polvo de moxa en su empuñadura y se enciende.

 

La acupuntura y la moxibustión se usan para tratar a mejorar un amplio abanico de enfermedades y síntomas.

 

Si nos basamos en la afirmación de que toda enfermedad implica una alteración del flujo de energía (Chi), y que estas dos técnicas se usan para regular el movimiento de esta energía, no existe, al menos teóricamente, ninguna enfermedad que no pueda beneficiarse de estos dos métodos.

 

Ambas técnicas terapéuticas tienen prácticamente las mismas indicaciones y utilidades y, como ya se ha dicho, pueden ser usadas conjuntamente.

 

Sin embargo, mientras que en el Extremo Oriente ambas son aceptadas por un igual y es el terapeuta quien decide qué técnica va a emplear con entera libertad, en Occidente tiene mucha mayor difusión y aceptación la acupuntura: El paciente occidental es reticente a dejarse colocar una sustancia sobre la piel a la que se prenderá fuego a continuación.

 

La acupuntura y la moxibustión son dos técnicas compatibles y que comparten prácticamente las mismas indicaciones. En Oriente son aceptadas por igual, pero los países occidentales la moxibustion es poco empleada.

 

Video de la Moxibustión

 

 

Otras medicinas orientales que quizás te puedan interesar: